CARGANDO...







informacionesAccionesProyectosColaboráPublicacionesAudiosVideosEfeméridesBuscador

evento


Colaborá!Enlace a MiPago

Utilizamos la plataforma Mipago de Banco Credicoop:

Logo a MiPago

lunes, 24 de marzo de 2014

Día de la Memoria/2014

Área

Con la consigna "Abrazamos la democracia" el Frente por la Memoria Colectiva convoca a la sociedad civil, sus instituciones, a las agrupaciones gremiales, políticas, a reunirnos en un abrazo simbólico a la Patria Grande.

Este es el aporte de la Asociación Civil “Colectivo Juana Azurduy” Junín:


Los genocidas consideraron que la ideología que trataban de exterminar, a través de la desaparición de personas, se podía transmitir por el vínculo familiar, en una especie de "contagio" ideológico. Por ello planificaron anular y borrar la identidad de los niños secuestrados, con el objetivo que no sintieran, ni pensaran como sus padres; sino como sus enemigos.


El procedimiento de apropiación de menores se llevó a cabo de diferentes maneras. Algunos fueron secuestrados junto a sus padres, otros nacieron en el cautiverio de sus madres secuestradas embarazadas. Algunos fueron dejados con familiares o vecinos. Pero la mayoría de ellos fueron robados como “botín de guerra”, vendidos como NN, abandonados en institutos o inscriptos como hijos propios, fraguando una adopción legal, por los miembros de las fuerzas de represión.

Éstos delitos pudieron ser efectuados con la complicidad de jueces y funcionarios públicos, amparados por la “Ley Agote” o “de Patronato”, vigente desde 1919 hasta 2005. Esta ley consideraba a los niños en situación de abandono, riesgo material o moral, víctimas de violencia o en general formando parte de "malas familias", como menores en situación irregular y, por lo tanto, objetos de tutela del Estado a través del Juez, con su facultad discrecional absoluta.


Pero el trabajo incesante y la palabra presente de la sociedad comprometida y de las instituciones como Abuelas de Plaza de Mayo, torcieron el rumbo.

A la restitución de identidad de algunos de los nietos, se sumó la creación de la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad, y casi 30 años después del Golpe, se logró la sanción de una nueva ley de la democracia: la "Ley de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes". Esta ley respeta y hace efectivas las Convenciones Internacionales de DDHH incorporadas a la Constitución Nacional en 1994, y define claramente el rol del Estado: mirar al niño como sujeto de derechos y posicionarse como un Estado garante de esos derechos.


Los genocidas y sus cómplices nunca asumieron su responsabilidad, negaron sus propias prácticas de “burocratización” de la muerte. Para ellos no hay nombres, no hay cuerpos, no hay muertos, no hay archivos, no hay responsables.

Durante los años de la impunidad, la búsqueda de los niños apropiados fue un faro guía en la lucha por la memoria, la verdad y la justicia. La búsqueda de los niños apropiados significó la búsqueda de los “desaparecidos vivos”.

Estos “desaparecidos vivos”, antes niños y hoy jóvenes adultos, conviven con sus apropiadores, sometidos a un vínculo que se basa en el asesinato de sus padres y en su propio robo. Sobre ellos se ejerce día a día un delito imprescriptible: el de secuestro y supresión de identidad. Un delito de lesa humanidad.



POR LO QUE FALTA:

Porque en el camino iniciado en la restitución de los derechos, aún falta desarmar las prácticas discrecionales de algunos jueces y es hora de pasar a la implementación de lo ya legislado.

Porque el estado provincial no ha logrado aún estructurar políticas públicas para proteger a nuestros niños y jóvenes, pero sí en cambio persiste un sistema basado en medidas de represión y encierro, que violan sistemáticamente sus derechos.

Porque el abordaje autoritario y represivo de la policía enmarcado en las políticas de seguridad provinciales, niega que los niños y adolescentes sean pensados en un marco de desarrollo y con opciones para modificar los hábitos que dañan su integridad psicofísica y la de sus familias.

Porque los estados municipales, además de la tarea de conducción civil de la policía, tienen un rol decisivo en la planificación de políticas y estrategias de seguridad, y deben responsabilizarse de su articulación y dirección con enfoque comunitario.


Para cimentar la democracia, para construir una ciudadanía plena; debemos generar, sostener y alentar la creación de espacios para la participación en la toma de decisiones, que hacen a la vida social-comunitaria y al ejercicio de la democracia participativa.


A 38 años del Golpe Cívico-Militar: “mientras haya una sola persona con su identidad cambiada, está en duda la identidad de todos.”

POR LOS 500 NIETOS DESAPARECIDOS.

POR LOS 110 NIETOS RECUPERADOS.

POR LA MEMORIA, LA VERDAD Y LA JUSTICIA.





ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 23/SEP/2022

ir a página inicial